Humedades en Sótanos

humedad en sótanos

Las humedades en sótanos se producen sobre todo por filtración, por agua que entra del exterior ya que están por debajo del suelo, también se producen humedades por capilaridad, agua del suelo que sube por las paredes. Las humedades en sótanos provocan problemas de salud y sobre todo en cimientos y estructuras al paso del agua por los suelos, techos y paredes que con el paso del tiempo pueden afectar a la estabilidad de la edificación.

Los sótanos, al ser estancias situadas por debajo del nivel terreno, suelen ser lugares en donde la tendencia a sufrir problemas de humedades de distintos tipos es superior a la mayoría de estancias de casas y otras construcciones.

Así, en los sótanos es muy habitual sufrir las consecuencias de la presencia masiva a humedad, desde el olor a humedad que tenemos asociado mentalmente a esos lugares, a corrientes de agua más o menos constantes que entran por alguna de las grietas, sin olvidarnos de manchas de diversos tamaños y colores en las paredes y condensaciones de distinto grado.

Causas de las Humedades en Sótanos

Entrando un poco más en profundidad en las causas y tipologías de las humedades que afectan los sótanos  nos encontramos con una multitud de causas, que aunque por si solas no generan problemas, actuando en conjunto y en un lugar como un sótano tenemos como resultado un estancia llena de humedad, tanto en el aire como en algunos de sus elementos.

Los problemas de humedad más habituales en sótanos son las filtraciones del agua que está presente en el terreno a través de pequeñas roturas en las capas aislantes y/o elementos estructurales (como paredes o forjados) o por juntas constructivas, que hacen que el agua encuentre más fácil circular hacia el interior del sótano que seguir en el terreno. El problema de esta entrada de agua no se encuentra únicamente en la propia circulación del agua que es molesta,  difícil darle salida del sótano (por la diferencia de altura respecto al nivel del terreno) y puede causar daños en objetos que estén en el sótano, si no que al estar en la tierra en contacto con multitud de sales, disuelve parte de ellas y se introducen en los elementos estructurales,  atacándolos y debilitándolos (sobretodo a los aceros) por lo que la estructura de la edificación puede llegar a sufrir problemas graves.

Por otro lado, y bastante relacionados con las filtraciones, podemos tener problemas de capilaridad, ya que el agua puede ir extendiéndose por los elementos estructurales gracias a la porosidad de los materiales de construcción que hacen que el agua se vaya transmitiendo a través de ellos y acabe en el interior del sótano.

Y por último y no menos importante, es bastante probable la aparición de condensaciones, ya que  al ser sitios enterrados su ventilación es bastante más difícil, y el aire se puede ir cargando de vapor de agua hasta el punto de que el aire no sea capaz de contener más agua en su seno y se empiece a depositar en elementos estructurales y distintos objetos que estén en el sótano.

Pero aunque veamos inocua la presencia de pequeñas cantidades de agua, las humedades excesivas crean enseguida problemas en todos los objetos que están presentes en el sótano, produciendo desde oxidaciones en metales hasta la hinchazón y disgregación de la madera o daños en pinturas.

Y sin olvidarse de los problemas de salud derivados de la humedad excesiva, ya que un ambiente cercano al grado de saturación es el lugar favorito para la reproducción exponencial de todo tipo de agentes patógenos, desde bacterias a hongos, pasando por los ácaros, generando a su vez multitud de problemas respiratorios y alérgicos entre otros.