Humedad en Casa

humedad en casa

La humedad está siempre presente en el aire de todas las casas debido a que con el simple hecho de respirar o hacer cualquier actividad dentro de ella supone que generemos un vapor de agua que acaba en suspensión en el aire.

Pero si es humedad en casa, si no sale del ambiente de forma natural, puede causar que se vaya acumulando más y más agua en el aire, hasta el punto de que el aire no sea capaz de soportar más vapor de agua en su interior y se empiece a depositar en multitud de superficies en forma de gotitas (condensación), sobretodo en las más frías como ventanas, alfeizares y espejos.

Las humedades en casa se producen bien por filtraciones, agua que entra del exterior, bien por capilaridad, agua del suelo que sube por las paredes y por condensación en paredes y techos. Es muy importante quitar y eliminar la humedad en casa, ya que las humedades provocan problemas de salud, principalmente respiratorios, agravan el asma y problemas alérgicos de toda la familia, además del olor a humedad en casa que se produce.

Consecuencias de la Humedad en Casa

Las humedades provocan daños tanto en revestimiento como en pintura como estéticos, manchas de moho primero húmedo y al secarse seco que expande sus esporas, y sales minerales que quedan en las paredes al evaporarse el agua de ellas.

Además, por si no fuera poco el agua que generamos en el interior, también puede entrar desde el exterior, ya sea a través de pequeñas grietas por las que se va filtrando buscando un camino que normalmente acaba en el interior de la casa generando daños variables en todos los objetos que se encuentren cerca de dicha entrada más o menos constante del agua; o por el ascenso por capilaridad del agua que está presente en los terrenos en donde se apoya la casa, debido a que la porosidad de materiales como hormigones y cerámicas es relativamente grande, y hace que al agua le resulte fácil “escalar” por ellas hasta acabar en el interior de la vivienda.

El problema de la humedad excesiva en casa es que no se manifiesta instantáneamente, si no que sus efectos van apareciendo poco a poco en la misma sin darnos cuenta, y cuando se empiezan a ver manchas en paredes y ropas, puertas hinchadas, desconchones de pintura, rodapiés sueltos, … el agua ya lleva un gran tiempo actuando en el interior de dichos elementos, por lo que actuar sobre ellos con meros arreglos estéticos sólo maquillará los mismos y no solucionarán el problema, siendo cada vez el problema más grave.

Pero más importante aún que los problemas estéticos son los efectos sobre la salud de los que allí viven, sin olvidarnos de daños estructurales en su vivienda de diversa gravedad. Sobre los daños estructurales nos encontramos que el agua excesiva puede debilitar paredes, muebles, ropa, carpintería, … que puede causar pequeños desconchones, manchas imborrables, e incluso llegar a la rotura de paredes y falsos techos.

Y qué decir sobre la multitud de efectos sobre la salud, ya que la humedad excesiva en el ambiente es ideal para los organismos patógenos (hongos, virus, bacterias, …), ya que para reproducirse prefieren los ambientes con una humedad relativa al 75-80%. Y por la presencia masiva de patógenos en dicho ambiente facilita la incidencia de multitud de enfermedades respiratorias (resfriados, grispes, asma); aumentan los síntomas de enfermedades reumáticas; es más fácil desarrollar alergias diversas; …